Xenofobia: desinformación, miedo y odio emborrachan a Costa Rica

El ruido en redes sociales, también se ha nutrido con un creciente temor por un aumento en el desempleo y dificultades económicas que podría atraer una crisis fiscal en Costa Rica.


Las informaciones falsas, utilizando elementos patrióticos como himnos y reseñas descontextualizadas, forman parte de la estrategia de comunicación en redes

Si el diablo existe, debe estar partido de la risa. Los actos de odio y discriminación en contra de la población migrante en Nicaragua que grupos extremistas han venido fermentando en redes sociales, por fin se concretaron este fin de semana, ensuciando la imagen de nación pacífica y defensora de los derechos humanos con que los gobiernos de los últimos años han pregonado en el mundo.

El aumento en las filas de solicitudes de refugio que se hicieron públicas con un manejo inadecuado por parte de medios de comunicación y actores políticos en el Congreso, dio el último empujón para que decenas de nacionalistas extremistas (algunos con emblemas nazis) se apoderaran del Parque Braulio Carrillo, en San José, más conocido como Parque de la Merced, donde se juntaron para agredir a transeúntes nicaragüenses que tienen este lugar como referencia para encontrarse con sus coterráneos.

El anuncio de que hay 23.000 solicitudes de refugio de nicaragüenses ha servido de justificación para la emisión de propaganda xenofóbica.

La ola de odio, gestada y cobijada incluso por asesores del Congreso, reventó de lleno en redes sociales y pasó, como pocas veces sucede, a las calles. Reportes, no solo en La Merced, sino en la Avenida Central y en la Plaza de la Cultura, dejaron por sentada la persecución que ahora vive esta clase migrante que, precisamente, en su mayoría, huye de a pobreza, la persecución política y la violencia en Nicaragua.

Pero ahora, la persecución los alcanzó aquí, de la mano de un gran número de desinformados y enardecidos costarricenses.

Las campañas de desinformación circuladas en su mayoría a través de redes de Whatsapp y Facebook, tienen semanas de estar matriculando nuevos enojos de costarricenses que adolecen de datos concretos sobre la realidad de la supuesta “crisis migratoria”.

Tal crisis, que no ha llegado, se fundamentó en información mal enfocada por la canciller Epsy Campbell, que habló de crisis humanitaria por el aumento de 100 personas en el histórico de solicitudes de visa para entrar al país.

Sin embargo, la violencia y el hostigamiento que se propagó este sábado derivó en el cierre del parque en La Merced,  producto de los 44 detenidos (38 costarricenses), muchos de ellos detenidos por posesión de arma blanca, agresión y daños a unidades policiales. En total se decomisaron 13 armas blancas y 8 bombas molotov.

El ministro de Seguridad, Michael Soto, aclaró que “han circulado muchas noticias falsas que lo que hacen es aumentar el sentimiento xenofóbico y crear inestabilidad en el país”.

La crisis en Nicaragua, que ha cobrado ya más de 400 vidas y miles de arrestos políticos, ha movilizado a miles de nicaragüenses a buscar refugio en Costa Rica, lo que se ha señalado como una “invasión” de parte de grupos extremistas.

Mensajes de odio, reproducido miles de veces en redes sociales, condimentan las tres comidas de la sociedad costarricense.

Mensajes como este, de portales que se dedican a distribuir informaciones falsas, que promueven el odio y la desconfianza hacia la población migrante, se han viralizado esta semana.

Cifras y realidades contra el miedo y el odio

El ruido en redes sociales, también se ha nutrido con un creciente temor por un aumento en el desempleo y dificultades económicas que podría atraer una crisis fiscal en Costa Rica.

La amenaza de un déficit fiscal creciente, que impedirá al Gobierno pagar los sueldos y generar inversiones en el sector público a corto plazo, ha creado una atmósfera de inestabilidad en el país.

A este clima inusual de desesperación del Estado por la aprobación de un plan fiscal que aún no es potable en el Congreso, se suman las informaciones de la creciente migración en Nicaragua, aparejada de una cobertura mediática que reitera y subraya la mano criminal de nicaragüenses en el país.

Apenas dos semanas atrás se dio el asesinato de una española que paseaba en el caribe costarricense, y cuyo principal sospechoso de homicidio es un nicaragüense, lo que ha exacerbado los ánimos de un sector de la población.

“En el libro “Los guardianes de la verdad”, de Edward Herman y Noam Chomsky, se expone el modelo de propaganda de los medios de comunicación de masas. Esta teoría postula los cinco filtros que determinan el tipo de noticia que se presenta en los medios. En el quinto filtro se habla de las opiniones “anti”: en el siglo anterior, en el marco de la Guerra Fría, el anticomunismo; ahora, en el apogeo del neoliberalismo, el nuevo villano es el inmigrante”, opinó el profesor universitario Giorgos Katsavavakis.

Asimismo, la idea de que los nicaragüenses se están robando o invadiendo el país, se ha propagado desde noticias falsas, conocidas por su término en inglés “fake news”. Este tipo de informaciones pregonan datos sin fuente, que son consumidos por la ciudadanía sin filtros que reflejen la rigurosidad de los datos.

Las invitaciones para marchar a “defender la patria” circulan cargadas de mensajes falsos.

Así, por ejemplo, pululan los mensajes xenófobos panfletarios en los que se señala que el Gobierno ha generado programas de becas totales, empleo y ayudas del Instituto Mixto de Ayuda Social por encima de los intereses de los costarricenses, lo que es combustible para los discursos de odio.

Las informaciones falsas, utilizando elementos patrióticos como himnos y reseñas descontextualizadas, forman parte de la estrategia de comunicación en redes

Sin embargo, estas falacias han sido desmentidas con poco suceso por el gobierno de Carlos Alvarado.

El propio presidente Alvarado lanzó un mensaje la noche de este domingo tratando de llamar a la calma a la ciudadanía, un anuncio tardío, pues se da luego de que los actos de violencia y persecución ya se han dado.

La mañana de este lunes, el mandatario anunció que fortalecerá los controles policiales en la frontera con Nicaragua.

La respuesta del Poder Ejecutivo surge tras las exigencias de mayor controles en la frontera norte, lo cual, es una reacción más bien populista, pues el atraso y abandono de la seguridad fronteriza por falta de recursos allí, es un problema de años.

Al mismo tiempo, organizaciones como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, alzan la voz en busca de que se apacigüe la violencia contra los migrantes.

“Condenamos contundentemente toda violencia que afecte a civiles y expresamos nuestro apoyo al Estado Costarricense en su actuar contra cualquier grupo que ponga en peligro la paz social del país con expresiones o actos de violencia y xenofobia”, señaló en un comunicado, Alice Shackelford, representante del Sistema de Naciones Unidas en Costa Rica.

 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo.

RESPUESTAS