Tradición de gris machismo es denunciada por estudiantes del Colegio de Señoritas

Las estudiantes afirman que los liceístas mantienen "masculinidad hegemónica, patriarcal, machista y castrense", constantes amenazas y violencia de género.


Fuertemente custiodados fueron los estudiantes del Liceo en los desfiles del 15 de septiembre. A pesar de ello, se salieron con las suyas y realizaron actos machistas contra estudiantes del Colegio Superior de Señoritas

«(…) Emprender la misión redentora que en el mundo nos toca cumplir, realizando el magnífico ensueño de una Patria más culta y feliz».

Cualquier estudiante, egresado o persona que haya estado vinculada al Liceo de Costa Rica reconocerá fácilmente la última estrofa del himno de la histórica y Benemérita institución, fundada en 1887.

No obstante, «la patria más culta y feliz» que prometieron emprender los liceístas se vio manchada con denuncias de acoso, intimidación y violencia de género, por parte de estudiantes del Colegio Superior de Señoritas (CSS).

De acuerdo a un manifiesto emitido por la institución, los estudiantes del Liceo cometieron » agresiones físicas, verbales, simbólicas y psicológicas» en contra de las blanquiazules del Señoritas. Todo esto, justificado bajo el pretexto de «tradición».

«Machismo vestido con colores grises»

A través de redes sociales, el documento del CSS detalla una serie de agresiones constantes en el mes de septiembre.

El 09 de setiembre anterior, con actitudes machistas  y violentas, los estudiantes del Liceo de Costa Rica llenaron de betún a las alumnas del «Seño» que transitaban por el bulevar, justificándolo como “tradición”. Asimismo,  algunos, de forma peyorativa, usaron el uniforme a rayas azules y blancas, e intimidando con gritos alrededor de las instalaciones del Colegio, cantaron consignas misoginias, sexistas y burlescas.

Además, señala el documento, durante días posteriores, personas vinculadas al Liceo realizaron amenazas  en redes sociales, por el gane de la rifa del cierre del desfile del 15 de setiembre.

Intimidación patria

La violencia no se detuvo en los siguientes días, puesto que el 14 de septiembre, las estudiantes señalaron que «con comportamientos de una masculinidad hegemónica, patriarcal, machista y castrense, los estudiantes del Liceo de Costa Rica intentaron de la antorcha de la Libertad y no querían que las del “seño” marcharan con el símbolo patrio.

Esta situación se dio en medio de zancadillas, codazos, empujones y movimientos bruscos, los cuales dejaron como resultado a una joven quemada por la manipulación violenta de la tea.

El día 15 no frenó el acoso, puesto que, disconformes por no cerrar el desfile de independencia, los del Liceo sabotearon el avance normal de la actividad, trayendo consigo que las señoritas no pudieran participar de forma regular en el evento.

Las blanquiazules denunciaron que estudiantes, egresados, cuerpo docente y administrativo del Liceo usaron amenazas, gesticulación inadecuada e incitaron a la violencia, acorralando el recorrido de las estudiantes y el edificio del Colegio de Señoritas.

No conformes, un grupo de estudiantes del Liceo con su uniforme, se situaron frente a la entrada principal del edificio del CSS, insultando y agrediendo mediante el resonar de tambores, tocando la puerta del gimnasio y el portón oeste, de forma violenta, induciendo a intimidación. En forma provocativa subiéndose en las rejas frontales de nuestra institución e inclusive “clavando” el estandarte del Liceo dentro de nuestras instalaciones, entre otras, por lo cual tuvo que intervenir la Fuerza Pública.

Acciones posteriores y silencio liceísta:

Luego de haber sufrido todas esas bochornosas situaciones, las colegialas le solicitaron a las autoridades del Ministerio de Educación Pública (MEP) intervenir en la cultura de paz, el replanteamiento de los roles de género desde un criterio positivo, la reinterpretación de las “tradiciones”.

Casi que inmediatamente, Giselle Cruz, jerarca de educación, señaló que se tomarán «medidas concretas», entre las cuales están brindar acompañamiento a las actuales generaciones del Liceo de Costa Rica y eL personal de la institución para generar espacios de masculinidades positivas, igualitarias y no violentas.

Asimismo, se buscarán romper con algunas “arraigadas prácticas“, que atentan con la cultura de paz y de respeto a los derechos humanos y además, se hará lo necesario para que  el recorrido de desfiles sea compuesto únicamente por estudiantes activos.

“En años anteriores, la participación de adultos egresados ha generado focos de conflicto, y ha propiciado actos impropios de la tradición cívica, por lo que no será permitida dentro del recorrido organizado. Estas celebraciones deben continuar en manos del estudiantado, ellos son los únicos protagonistas, y nos aseguraremos que sea de esta forma”, citó Cruz.

Entre tanto, las autoridades y medios del Liceo de Costa Rica no se han referido a las denuncias de machismo, misoginia y violencia estudiantil.


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

RESPUESTAS