Oficialismo ha sido objeto de críticas durante meses Pese a los balazos, PAC y Gobierno se abrazan a la ética como carta dura

Desde los garantes éticos, pasando por el puesto de Ottón Solís y los tropiezos de Epsy Campbell, la bandera ética hace aguas en el PAC


El discurso de la ética tanto en el PAC como en el gobierno han estado bajo la lupa durante los últimos meses. FOTO: LUIS MADRIGAL

El Gobierno y el oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC) enfrentan fuegos cruzados no solo por el plan fiscal, sino por el debilitamiento del discurso de la ética como bandera partidaria.

Tanto desde el Congreso como desde los medios de comunicación y redes sociales las críticas hacia la flexibilidad ética del PAC deslegitima a la agrupación ante la opinión pública, pese a la insistencia, tanto desde Casa Presidencial como de Cuesta de Moras y desde el propio partido, insisten en que las cosas están bien.

El presidente Carlos Alvarado, en conferencia de prensa este martes, defendió su decisión de mantener un cuerpo de garantes éticos para que se cuestione la validez moral de su gobierno.

“Es una forma que he escogido porque entiendo que es la confianza lo que le da fuerza moral a un gobierno”, dijo el presidente, en medio de una lluvia de cuestionamientos contra la gestión del segundo mandato del PAC.

Sin embargo, tanto Alvarado como altas figuras del PAC, insisten en defender el discurso ético de su agrupación.

 

La presidenta del PAC, Marta Solano, quien afirma que “hay un esfuerzo real para contener el gasto, como no lo ha habido, al menos, desde los años 80. Conocemos de los cuestionamientos que existen. Sin embargo, son situaciones muy concretas y que han sido aclaradas o corregidas oportunamente”.

LEA: Los gobiernos del PAC cada vez más lejos de la virgen

Solano asegura que el gobierno de Alvarado trabaja en el recorte del gasto público, el ordenamiento del Gobierno y la aplicación de la austeridad como regla, pero los señalamientos se mantienen.

Por ahora, las principales voces del Partido tratan de disimular que hay un elefante en la sala: Los errores de cálculo de la vicepresidenta y canciller de la República, Epsy Campbell al contratar a una ahijada como asesora (por mejor currículo que tenga) no ayudan en nada a la imagen del gobierno, sobre todo cuando la propia Campbell  fue en el pasado combatiente de las contrataciones a punta de cercanía.

A ello se suman cuestionamientos por los nombramientos de la directora general adjunta de Política Exterior, Adriana Murillo, la directora de Cooperación Institucional, Adriana Solano y la directora adjunta, Carolina Fernández.

Por todo lo anterior, la dos veces combatiente exdiputada, se ganó la apertura de una investigación en la Fiscalía General de la República, por supuestos nombramientos irregulares en la Cancillería.

Las pesquisas en su contra iniciaron en julio bajo el expediente 18-144-033-PE, luego de que se diera a conocer, no en una, sino en varias ocasiones, las aparentes designaciones irregulares en la Cancillería, según se desprende de una consulta que realizó Noticias Monumental al Ministerio Público.

Home-Carlos-Alvarado
El presidente Carlos Alvarado defiende la institucionalización de los garantes éticos. Foto: Esteban Mora/PulsoCR.com

El enojo popular, vertido en redes sociales como si se tratara de un escupidero, sacó la peor cara de la sociedad cibernética costarricense, que se jura no racista ni machista, pero que ha desatado una vergonzosa corriente de insultos de este tipo contra Campbell, situación que fue aprovechada por el Gobierno para victimizar a la funcionaria.

“Jamás actuaría en contra de mis principios, celebro la apertura de una investigación del Ministerio Público para que quede absolutamente clara la legalidad de los actos y nombramientos realizados en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, como lo demostré ayer durante la comparecencia en la Comisión de Ingreso y Gasto Público del Congreso (…)”, arguyó la Canciller, quien de paso dijo que su ahijada y madrina de su nieta cumple con ‘todos’ los criterios de idoneidad para ostentar el cargo.

Salom y Solís bajo la lupa

Pero el frío no está en las cobijas, y el caso de Campbell lejos de ser aislado, se acompaña de otros que siguen estando con mayor o menor volumen, en la agenda de reclamos más allá de la monotemática agenda fiscal.

Para ejemplo, una bicoca: la forma en que se condujo el también exdiputado Alberto Salom, rector de la Universidad Nacional con el caso de la remodelación de $14 millones para la edificación de la Plaza de la Diversidad, justo cuando el gobierno de Alvarado insiste en que el país debe hacer sacrificios fiscales para que el Estado no naufrague.

El rector de la UNA, Alberto Salom, defendió a capa y espada la remodelación de la Plaza de la Diversidad en la sede central, con un presupuesto de $14 millones. FOTO: FACEBOOK

Salom, diputado del periodo 2006-2010, fue uno de los protagonistas del plenario legislativo en invocar el tema del cuidado de los recursos públicos como un elemento sustancial al Gobierno, y por ende, como una de las banderas del PAC.

Su defensa de la inversión en la UNA, le valió un fuego cruzado de críticas que al final, no soportó el aparato institucional, por lo que el proyecto se congeló en medio de críticas descalificadoras hacia Salom y el Gobierno de Alvarado.

De nuevo, el silencio de los garantes éticos, fue uno de los factores que más críticas suscitó. El grupo, confirmado en un principio por José Manuel Arroyo y los ex diputados del PAC Ottón Solís, Margarita Penón y Rodrigo Alberto Carazo.

Sin embargo, en menos de cinco meses, Presidencia perdió a tres de los cuatro: Solís debió renunciar porque su cargo en el BCIE así lo exigió, Carazo fue nombrado por el propio gobierno como embajador en Naciones Unidas, y Penón se separó del panel por motivos personales. 

Ottón-Solís-Portada
Ottón Solís, estará ahora en el BCIE. Foto: Esteban Mora/PulsoCR.com

Esto suscitó burlas y críticas ácidas, especialmente desde el Congreso. 

“Solís, un diputado que anteriormente fue némesis de los políticos sospechosos de corrupción, el Torquemada de quienes pensaron en cometer faltas éticas de este país, optó por los beneficios económicos de un puesto del banco regional”, dijo en su momento Dragos Donalescu, del Partido Republicano Socialcristiano.

Solís, quien durante su gestión como diputado y como líder del PAC no dudó en señalar acciones antiéticas, ahora defiende su nombramiento, a dedo, en el Banco Centroamericano.

Por su parte, Solís asegura que su trabajo en el BCIE pronto rendirá frutos, y afirmó que su separación del grupo ético del Gobierno se debe a los estamentos que precisamente rigen la entidad centroamericana.

Garantes éticos: un frente abierto por el propio Alvarado

La ausencia de un pronunciamiento fuerte de parte de los llamados “garantes de la ética” ante los cuestionamientos contra Campbell generó aún más anticuerpos, sobretodo cuando el exmagistrado y exvicepresidente de la Corte, José Manuel Arroyo, salió a defender la legalidad de las decisiones de la canciller.

Para tapar los agujeros, el Gobierno echó mano de dos figuras de su riñón: el profesor y escritor Quince Duncan y la expresidenta del PAC y también educadora, Margarita Bolaños.

Este martes, en conferencia de prensa, el presidente Alvarado defendió la gestión de los garantes éticos:

“¿Cuándo alguien había planteado un grupo de personas para su propio escrutinio?, ¿cuándo alguien había puesto eso, abriendo un flanco para ponernos ante el escrutinio ciudadano?

“Don José Manuel Arroyo tiene un peso dentro de la perspectiva jurídica, y tanto él como Quince y doña Margarita no se van a jugar su renombre”, enfatizó el mandatario al ser consultado por la prensa.

Al respecto, el diputado independiente (ex PIN) Erick Rodríguez, aseveró en Noticias Monumental que la acción del Gobierno era una medida para tratar de recuperar imagen, sobre todo luego de los fuertes cuestionamientos contra Campbell.

Aún así, la presidenta del PAC insiste en que la agrupación ha sido coherente, tanto desde su gestión en el gobierno de Alvarado como desde el Congreso.

El ejercicio del gobierno implica necesariamente hacer frente a los cuestionamientos por parte de la ciudadanía, la prensa y las demás fuerzas políticas. Tome usted en cuenta que además, nos encontramos en un momento muy delicado en cuanto a la situación fiscal y macroeconómica, y eso es tierra fértil para la inconformidad.

“Pero no veo realmente un proceso de deterioro que afecte la gobernabilidad. Al contrario, todos los cuestionamientos contra funcionarios  del gobierno han sido atendidos y aclarados oportunamente, aseguró Solano. 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo.

RESPUESTAS