Mientras nos desvela Venezuela, migrantes de Haití y Cuba avanzan hacia Costa Rica

Mientras la opinión pública gira en torno a Nicolás Maduro y Juan Guaidó, este fin de semana más de 600 cubanos buscaban la forma de entrar a Costa Rica desde Panamá


La presión migratoria de cubanos y haitianos en Panamá pone en alerta a las autoridades costarricenses. Foto: SEMANA

El conflicto en Venezuela, con todo y el impresentable show de la embajada en San José distrae a la opinión pública de los problemas asociados de una oleada migratoria de hatitianos y cubanos que tocan puertas desde Panamá.

Mientras la opinión pública se centra en torno a la figura de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, lo cierto es que para este fin de semana más de 600 cubanos buscaban la forma de entrar a Costa Rica desde Panamá, aunque la cifra podría superar el millar de migrantes.

Como todo fenómeno migratorio, la masa emigrante no se presenta de forma súbita, sino que poco a poco empieza un desordenado transitar a través de vías rurales y transporte facilitado por estafadores y coyotes.

Este lunes, la prensa hondureña daba cuenta de la detención de 45 migrantes cubanos y 14 de nacionalidad haitiana, que habrían pasado por Costa Rica con destino hacia los Estados Unidos.

La detención se registró en la aduana de Guasaule, fronteriza con Nicaragua, cuando los inmigrantes viajaban en un autobús del servicio interurbano, indicó la Policía hondureña en un comunicado, informó la agencia EFE.

Por si fuera poco, la presión migratoria en el denominado Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) es fuertemente repelida por Estados Unidos, dejando varados a los emigrantes en México, lo que supone un problema migratorio regional que tendrá sus repercusiones de una u otra forma en Costa Rica.

PUEDE LEER: Xenofobia: desinformación, miedo y odio emborrachan a Costa Rica

Jonathan del Rosario, Ministro de Seguridad de Panamá, dijo a El Universal, que la caravana está compuesta por 600 cubanos y unos 120 entre haitianos y africanos que han ingresado irregularmente al país el fin de semana con la intención de continuar hacia Estados Unidos. El director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, confirmó que existe un flujo más elevado de migrantes irregulares desde su país a Panamá y que trabajan con su contraparte panameña para afrontar el asunto.

Este miércoles, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, y su par panameño, Juan Carlos Varela, firmaron un acuerdo de fortalecimiento de ayuda bilateral para atacar el problema migratorio, seguridad, promoción del desarrollo y la atracción de turismo.

“Los ciudadanos -de la región y extraterritoriales- tienen que cumplir con las leyes y hacer el tránsito de una forma ordenada, y controlada establecida”, declaró Varela.

En el encuentro, realizado en la zona fronteriza, ambos gobernantes se comprometieron a gestionar la entrada en vigencia del “Acuerdo Marco para Implementar Sistemas de Control Integrado Binacional” en los pasos de frontera entre Costa Rica y Panamá, y reforzar el programa bilateral Flujo Controlado con la finalidad de garantizar la atención humanitaria.

Pero mientras el programa pasa de las palabras a los hechos, lo cierto es que los endebles controles fronterizos, tanto en el sur como en el norte de Costa Rica propician la actividad criminal de los coyotes, que siguen trasladando haitianos, cubanos y ciudadanos de otras naciones caribeñas, hacia Nicaragua, en una ruta de explotación y violación, que podría venirse en contra de los propios intereses del país.

 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo.

RESPUESTAS