Lula libre, otro giro dramático en Latinoamérica

El juez federal Danilo Pereira Junior, de Curitiba, donde permanecía preso, firmó este viernes la autorización para que abandone la sede policial en Curitiba.


El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, salió de la cárcel este viernes tras una decisión de la Corte Suprema, en un giro dramático que se veía venir y que impacta el ya agitado mapa político sudamericano.

El juez federal Danilo Pereira Junior, de Curitiba, donde permanecía preso Lula, firmó este viernes la autorización para que abandone la sede policial en Curitiba.

«El antiguo líder sindical, quien suma dos condenas por corrupción, una de ellas ratificada en tercera instancia, está inmerso en una encrucijada judicial», reseñó El Tiempo de Colombia esta tarde.

La posibilidad de su libertad, pese a una condena a ocho años, se dio luego de un fallo de la Corte Suprema que quedó 6 a 5 el Supremo anuló una jurisprudencia que había establecido en 2016 y con la cual había autorizado ejecutar una pena de prisión después de que se confirmara en segunda instancia, pese a que en esa fase quedaban aún dos apelaciones pendientes en tribunales superiores.

El expresidente y referente de la izquierda latinoamericana había sido condenado en primera instancia por el exjuez y ministro de Justicia, Sérgio Moro, y en segunda por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (una corte de apelación).

Ahora, Lulae tendrá que hacer un trabajo «muy grande» para reagrupar a la oposición, una vez consiga la libertad, según afirmó su hermano Frei Chico en declaraciones a Efe.

«Lula debe salir, y cuando salga, tendrá que hacer un trabajo muy grande para reagrupar las fuerzas democráticas, no solo la izquierda, tienen que ser todas las fuerzas democráticas», señaló José Ferreira da Silva, más conocido como Frei Chico.


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

PulsoCR /

Redacción del medio costarricense PulsoCR.com. Nacimos en 2018 para quedarnos en una era donde los medios olvidan estilos narrativos sumamente poderosos.

RESPUESTAS