La triste historia de Jonathan Prendas y su encuesta contra el aborto terapéutico

El intento es válido. Desde el punto de vista político y de comunicación, era una gran oportunidad para aplicarle una bofetada pública al Poder Ejecutivo, y en particular contra el presidente Carlos Alvarado. 

Jonathan-Prendas-Home-Pulso-2


Jonathan Prendas y Xiomara Rodríguez, diputados independientes.

El intento es válido. Desde el punto de vista político y de comunicación, era una gran oportunidad para aplicarle una bofetada pública al Poder Ejecutivo, y en particular contra el presidente Carlos Alvarado.

Era sencillo. De todas formas, el legislador, alfil de Fabricio Alvarado en el Congreso, tiene el suficiente caudal de seguidores en redes sociales como para asestar el golpe. Era una apuesta segura.

¿Qué mejor manera de darle por donde más le duele a un político que por su imagen? El plan de Prendas era sencillo: una encuesta que ponga en evidencia el malestar nacional.

La indignación de los costarricenses contra la cabezonada del presidente Alvarado de firmar la norma para una ley vigente desde 1971.

Prendas está seguro que la norma técnica para el aborto terapéutico es un portillo para el aborto optativo y libre. Y eso es algo que ni él ni sus seguidores, están dispuestos a permitir.

Ya lo había advertido su líder, Fabricio Alvarado: van a luchar con todos los medios legales para traerse abajo esa norma que ellos consideran que atenta contra la vida, aunque técnicos forenses del Poder Judicial, obstetras del Ministerio de Salud y de la Caja Costarricense de Seguro Social, médicos del Colegio de Médicos y demás técnicos y especialistas opinen lo contrario.

Para ellos, no hay vuelta atrás. Esto es pecado. Y no solo pecado. Es un atentado contra los derechos humanos de los humanos que no han nacido y que no tendrían posibilidad de nacer. Aunque la defensa de esos derechos impliquen el riesgo de muerte de la madre. Ellos son Provida, e insistirán en demostrarlo por todos los canales que tengan a mano.

Uno de esos canales, pensó, con astucia, el diputado Prendas, era una encuesta de Facebook.

De todas formas, su feligrecía, perdón, su audiencia. Está con él.

Lo más difícil era buscar una pregunta que recogiera la indignación, el malestar, la furia, y la fe de sus seguidores. Y como es periodista, al igual que su líder Fabricio Alvarado, pues eso, no sería una tarea tan difícil ¿verdad?

Todo nos haría pensar que sí. Que así sería. Que la encuesta del diputado Prendas sería ese bofetón ultraconservador que parece hacerle tanta falta a este gobierno que se dice progresista, y que él, Prendas, prefiere llamar «progre», con esa etiqueta despectiva similar a la que los «progres» le aplican a él cuando le dicen ramasheko.

El ambiente estaba caldeado. La Iglesia Católica y Evangélica habían cerrado filas. Se había reinstaurado «la pena de muerte para bebés» en Costa Rica. Así lo había «decretado» su compañera independiente Ivonne Acuña y miles de likes y comentarios en redes había generado.

SIGA EL PULSO: Ivonne Acuña ‘Se reinstauró la pena de muerte para bebés’

Así que Prendas se permitió publicar una encuesta con la siguiente pregunta:

¿Está de acuerdo con que la norma técnica ignore el derecho a la vida que legalmente tiene en Costa Rica el bebé en gestación?

Y para asombro del diputado y periodista Prendas, el 82% de los encuestados, estuvo de acuerdo con que la norma técnica ignore el derecho a la vida que legalmente tiene en Costa Rica el bebé en gestación.

Prendas bajó la encuesta, y aseguró a medios como CRHoy y otros, que no lo hizo porque estuviera perdiendo, sino porque se dio cuenta que la pregunta, a criterio de algunas personas que consultó, estaba mal planteada.

Esa mala maña de los políticos de caer en la trampa de las redes sociales, le jugó al diputado Prendas, una mala jugada, y por eso, prefirió abortar la encuesta. 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo. Cuenta con 20 años de experiencia en el medio; 15 de ellos, en la cobertura de temas políticos. Colaborador de medios internacionales y periodista radiofónico, se especializa en géneros como entrevista, crónica y reportaje.

RESPUESTAS