Anuncio del BCCR pone al Gobierno y diputados contra las cuerdas La huelga sin fin amenaza con comerse al Estado que pretende defender

El problema según los sindicalistas, es del Gobierno, y se reúnen con el Poder Ejecutivo, pese a que a fin de cuentas, el proyecto de reforma fiscal se resuelve en manos de los diputados.


La Unidad Sindical anunció que pese a los anuncios del Banco Central, mantendrán su movimiento para este miércoles.

Mientras se vendían diademas de gatos la noche de este martes en San José, las autoridades de Hacienda y el Banco Central de Costa Rica anunciaban lo inevitable: un nuevo ajuste de crédito, esta vez, por cerca de ¢500.000 millones, para poder pagar los salarios (divina paradoja) de los huelguistas.

La huelga parece alargarse como la serpiente antes de morir comiéndose su propia cola, los diputados hacen la pasarela en el Congreso y el presidente Carlos Alvarado sigue poniendo cara de situación ante las cámaras, sin proyectar aún una imagen sólida y de liderazgo que comande las acciones necesarias para sacar al país del caos heredado.

 

El anuncio del Banco Central sobre el uso de las letras del tesoro, no es más que la evidencia de la crisis. Esta herramienta consiste en la impresión de papel moneda, respaldada por el mismo Estado, con un interés similar a la Tasa Básica Pasiva, es decir, un 5,6%, a 90 días plazo.

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, afirmó que mientras se repaguen estas Letras del Tesoro, no habrá un efecto de aumento en la inflación.

Huelga y plan fiscal

Pese a la seriedad del anuncio, el líder de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), Albino Vargas, lejos de pronunciarse sobre la situación económica del país, aplaudía la sumatoria de municipalidades a la huelga.

Poco antes, la Unidad Sindical, Martha Rodríguez, mal adornada con una de sus las diademas de gato que se vendían en la Avenida Central, anunciaba que los sindicatos presentaron una cuarta propuesta de reformas financieras para arreglar la situación fiscal.

Era imposible no ver el brillo de sus orejas de gato, en medio de anuncios tan graves como la estabilidad económica del Estado. Aún así, la sindicalista insistió en que el Gobierno pretende únicamente escaparse de la responsabilidad de enderezar las finanzas del Estado.

La Marcha de los Gatos, como le han llamado los sindicalistas al movimiento con el que pretenden bloquear San José y buena parte del país por una jornada más, se realizará este miércoles a partir de las 10 a.m.

El movimiento huelguístico achaca la responsabilidad al Poder Ejecutivo, al no mover el proyecto fiscal en función de sus intereses.

El problema según los sindicalistas, es del Gobierno, y se reúnen con el Poder Ejecutivo, pese a que a fin de cuentas, el proyecto de reforma fiscal se resuelve en manos de los diputados.

Todo esto sucede mientras en hospitales y clínicas estatales se acumulan las citas y procedimientos médicos de miles de personas, en los centros educativos se pudren los alimentos de los estudiantes, se atrasan los exámenes, y varias empresas del sector privado se ven cada vez más arrinconadas hacia el despido de empleados que no tienen nada que ver con la huelga.

 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo.

RESPUESTAS