Intereses de la deuda: Ahora son 240 millones de colones por hora

Por cada uno de los 31 días del mes de enero y por cada uno de los 28 días del mes de febrero anterior, se pagaron 5 mil 772 millones 644 mil 67 colones (5.772.664.067) ¡diarios!


Por Albino Vargas Barrantes.

Ahora son, exactamente, 240 millones 526 mil 836 colones cada hora (240.526.836). Empezamos muy mal el año del Bicentenario, teniendo que erogar el pueblo trabajador costarricense, esa escandalosa y obscena cantidad de dinero para pagar los intereses de la deuda pública. Sencillamente catastrófico.

Cada ahora, de cada día, de cada uno de los doce meses del año pasado, el pago era de 195 millones de colones. Ahora, en números redondeados, en este 2021, la cifra aumentó 45 millones de colones más. ¡Esto es más que escandaloso!

Según datos del Ministerio de Hacienda, en el primer bimestre del año en curso (enero y febrero), el Estado tuvo que erogar la gigantesca cantidad de 340 mil 586 millones de colones (340.586.000.000), para pagar intereses de la deuda pública. ¡Solamente pago de intereses!

Prácticamente 1 punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB) costó el pago de intereses de la deuda en el primer bimestre de este 2021. Esto indica que, al finalizar el presente año, serán 6 puntos de PIB entregados a las personas y entidades acreedoras de la deuda pública costarricense, básicamente nacionales (un 75%). Ni el Ministerio de Hacienda ni el Banco Central de Costa Rica (BCCR), quieren decir quiénes son.

Por cada uno de los 31 días del mes de enero y por cada uno de los 28 días del mes de febrero anterior, se pagaron 5 mil 772 millones 644 mil 67 colones (5.772.664.067) ¡diarios!

Esta gigantesca cantidad de pago diario de intereses en lo que va del 2021 (al menos, los 59 días de enero-febrero), equivalen a que el Gobierno estuviera otorgando, ¡por día!, nada más y nada menos que 46 mil 181 bonos Proteger, a razón de 125 mil colones cada uno.

De manera cínica y repudiable, el Ministro de Hacienda, don Elián Villegas Valverde, se deja decir lo siguiente ante esta situación: “El excesivo monto que el país está pagando en intereses, nos somete como sociedad a un desgaste fiscal de gran importancia, ya que el ciudadano no puede ver reflejado en bienes y servicios todo el esfuerzo que realiza en el pago de impuestos”. Así se consigna en la información de la prensa diaria del capital.

¡Desvergonzado! Cuando le emplazamos en carta que le dirigiéramos, tanto a él como al Presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Rodrigo Cubero Brealey, pidiéndoles explicaciones sobre este ataque brutal a los bolsillos del pueblo trabajador y, en específico, a los de las capas medias de la sociedad; ambos indicaron que en este asunto del abultadísimo y más que obsceno pago diario de intereses de la deuda pública, no se puede hacer nada, que el asunto es intocable y, mucho menos, indicar quiénes son los acreedores y receptores de esos 5 mil 772 millones de colones diarios, que es el monto que se empezó a pagar en este 2021.

Mientras esta situación del más que abultado y catastrófico pago de intereses diarios de la deuda pública sigue sin variación alguna y, por el contrario, tiende a crecer; en la Asamblea Legislativa, la prioridad política es cómo agredir, cómo seguir dañando, cómo seguir causando dolor a las familias trabajadoras asalariadas.

Efectivamente, mediante el nefasto proyecto Ley Marco del Empleo Público quienes laboran para el Estado sufrirán rebajo y congelamiento salarial, aumento de la vulnerabilidad en cuanto a la estabilidad laboral y desempleo abierto con la apertura de un camino más despejado para más privatización de importantes servicios públicos.

En el caso del sector Privado, las reducciones abusivas de jornada y, por ende, de salarios, manipulando la situación de la pandemia, seguirán en la línea de ataque legislativo; sin que en el parlamento asuntos de tanta trascendencia como el salario mínimo o el fortalecimiento de la inspección de Trabajo, le importen un bledo a las diputaciones alineadas con los intereses de los grandes grupos corporativo-empresariales que siguen en una fiesta de acumulación sin freno ni pudor alguno.

Al considerar que los 8 puntos PIB anuales en evasión y elusión fiscales, más los 6 puntos, también anuales, en exenciones-exoneraciones abusivas y espléndidas, 14 puntos PIB en total, constituyen una de las principales fuentes de riqueza de esos grandes grupos corporativos cuyos intereses tienen una lujosa representación en la Asamblea Legislativa actual; se puede comprender mejor la naturaleza del descomunal ataque que la misma ha estado realizando en contra de la parte obrera del país, golpeándole multidimensionalmente y conculcándole derechos en abierta violación a preceptos constitucionales.

Y como en el parlamento actual el grave asunto del pago de 240 millones de colones por hora no es tema de gran interés político para los partidos políticos agresores de la clase trabajadora; uno tiene que atar cabos y llegar a la conclusión de que el mega-corporativismo empresarial que tiene que ver con la riqueza apropiada en ese universo de 14 puntos PIB, es el mismo que está lucrando con el estrepitoso pago de intereses de la deuda pública.


*Vargas Barrantes es Secretario General de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y privados (ANEP)

*La opinión expresada en este espacio no necesariamente representa la línea editorial de PULSOCR, sino exclusivamente responsabilidad de su autor.


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

    RESPUESTAS