¿Farsa, plan o milagro?: Pastor ‘profetizó’ gobierno evangélico en Bolivia

El "apóstol" Fernando Guillén grita y vibra, mientras una multitud histérica grita y sus gritos se confuden con la música. 


«Vienen días, dice el señor, en los cuales el tabernáculo de David será restaurado para poseer las naciones. Amos en el capítulo 9. Levanten sus manos, porque esos días vienen para Bolivia. Viene una transición para Bolivia y eso es cosa que nadie va a poder impedir».

El «apóstol» Fernando Guillén grita y vibra, mientras una multitud histérica grita y sus gritos se confunden con la música.

Guillén adelantó que Dios le dijo que el próximo presidente sería de occidente, de la zona de Santa Cruz, de donde es Luis Fernando el Macho Camacho, un empresario de ultraderecha y conservador que protagonizó las protestas contra Morales días después, y que terminarían con su gobierno gracias al apoyo del ejército.

El pastor aseguraba que el «tabernáculo de David será restaurado» de acuerdo con el discurso del antiguo testamento en el libro de Amós.

Un guiño: El Libro de Amós es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo. Pertenece a la colección de los llamados «Profetas Menores».

La marea evangélica, protagonizada por grupos de ultraderecha conservadora en todo el continente, tiene de narices a pastores y predicadores en los sistemas políticos, y según su discurso, cuenta con el apoyo de Dios para adueñarse de las naciones.

 

«Levanta tus manos, porque te voy a profetizar algo más. El próximo presidente de Bolivia va a ser cristiano, y no va a salir del occidente, y esto no es una división (…) el oriente boliviano se convirtió el campo de acción profética. Es un campo radiactivo que está despertando, una nueva generación. El próximo presidente de Bolivia va a ser cristiano y va a salir del oriente de Bolivia, ¿y cuándo va a ser eso? eso no lo sé. El señor no me habló esa parte, pero el señor me dijo, el próximo presidente de Bolivia será cristiano».

Los gritos se hacen escuchar de nuevo. La música ambienta cierta tensión que casi se puede tocar por encima del fondo azul de la pantalla gigante que está levantada detrás del pastor que se desplaza de un lado y otro del escenario donde decenas de pastoras y predicadores hacen que oran con los ojos cerrados y las manos levantadas.

El pastor boliviano asegura que «vienen las finanzas» y «vienen los recursos» para ese gobierno «davídico».

¿Recuerdan al pastor expresidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, Gonzalo Ramírez? Más o menos así gritaba este pastor, y continuaba diciendo:

«El hombre del oriente será levantado para poder establecer el gobierno de los cielos en esta nación, y quiero decirte algo: estás en este lugar para profetizar el próximo gobierno de tu nación»

«El Gobierno del Padre se va a establecer en Bolivia y quiero declarar con todas mis fuerzas, ¡Bolivia es del Señor Jesucristo! ¡Bolivia es del Señor Jesucristo!¡Bolivia es del Señor Jesucristo! y si lo crees decláralo ¡Bolivia es del Señor Jesucristo!»

En Costa Rica, esta corriente político-religiosa tiene su máximo exponente en el excandidato presidencial de Restauración Nacional y fundador de Nueva República (se pelearon entre hermanos), Fabricio Alvarado.


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo. Cuenta con 20 años de experiencia en el medio; 15 de ellos, en la cobertura de temas políticos. Colaborador de medios internacionales y periodista radiofónico, se especializa en géneros como entrevista, crónica y reportaje.

RESPUESTAS