El silencio de Carlos Avendaño El mal ejemplo cristiano de Restauración Nacional

Con y sin Fabricio Alvarado, el mensaje de Restauración Nacional se aleja del amor para acercarse al prejuicio, la intriga y el juego político. 


Apenas en enero del 2018, Alvarado y Avendaño salían juntos ofreciendo las propuestas del "partido del sol", para ese momento, ya las divisiones internas eran insalvables. Foto: Youtube

«Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado». La cita del evangelio de Juan, en el capítulo 15 versículo 12, se perdió de la biblia de la mayoría de diputados evangélicos en el Congreso.

Con y sin Fabricio Alvarado, el mensaje de Restauración Nacional se aleja del amor para acercarse al prejuicio, la intriga y el juego político.

El afán de poder y las luchas intestinas demuestran que la falta de madurez política para resolver las situaciones en el partido presidido por Carlos Avendaño y el proyecto político de Nueva República de Fabricio Alvarado.

Una semana después de que se diera a conocer que Restauración Nacional pagó una cifra cercana a los ¢17 millones al periodista Camilo Rodríguez por concepto de producción y trabajos periodísticos, aún Avendaño no ha aclarado qué tipo de servicios y cuáles videos generó el comunicador.

Rodríguez por su parte, asegura que el pago fue por ¢5 millones.

Sin embargo, aún no se ha aclarado cuáles fueron esos videos y guiones que Avendaño habría pagado a Rodríguez.

De lo que sí se tiene memoria es de los ataques de Rodríguez contra Fabricio Alvarado, al señalar las prácticas excéntricas (por decir lo menos) del pastor y autodenominado profeta Rony Chaves, en contra de la virgen de los Ángeles en media campaña.

El ataque de Rodríguez a Chaves sería algo entendible desde la óptica de fe católica del periodista, pero que se ve mal cuando se da a conocer que de por medio, había un pago millonario, más si en ese ataque hace énfasis a la relación de Chaves con Alvarado.

En esta campaña a favor de la virgen de los Ángeles y en contra de Rony Chaves, Rodríguez se apoyó en publicaciones de otros medios.

«Votemos por la virgen de los Ángeles», decía Rodríguez en uno de los varios videos que publicó sobre este tema.

En medio de los ataques lo que no se sabía era que Rodríguez tenía contrato con Avendaño, quien después de la campaña, se perfiló públicamente como enemigo político de Alvarado.

Por su parte, Alvarado también guardó silencio cuando pudo señalar la división interna y las maniobras de Avendaño, mucho de ello en función de no mostrarse dividido frente a la ciudadanía en medio de la campaña. Sin embargo, esas divisiones han quedado más que evidenciadas.

El exdiputado y ahora promotor del partido Nueva República, ha tratado, sin éxito, de mantenerse al margen de los cuestionamientos a su campaña, sobre los que pesan, entre otros, denuncias sobre una supuesta estructura paralela para contratar servicios.

Aún así, a razón de señalar una noticia, el que el presidente de un partido contrate periodistas que durante la campaña atacan al candidato de su propio partido, y que no digan nada sobre esto, es algo sin precedente.

Apenas en enero del 208, Alvarado y Avendaño salían juntos ofreciendo las propuestas del «partido del sol», para ese momento, ya las divisiones internas eran insalvables. Foto: Youtube

Avendaño planeó su respuesta y el día de ayer circuló un video producido por su equipo de prensa en el cual señala que la causa de los ataques del diario digital que dio a conocer los pagos de su partido a Rodríguez, se basa en una supuesta deuda que Restauración se niega a pagar.

Lo que ha quedado claro, y Avendaño no se anima a desmentir, es que durante la campaña presidencial, Restauración Nacional pagó a un periodista que atacó al candidato presidencial de… Restauración Nacional.

PUEDE LEER: Así bendijo a la familia de Avendaño la campaña electoral

Así de absurdo y extraño: el presidente del partido no movió un dedo para defender al candidato de su partido, pese a que el ataque venía de un periodista pagado por él mismo.

Si bien el mandato bíblico es difícil de cumplir, el problema para Restauración Nacional e incluso para el propio Fabricio Alvarado es que su discurso político se basa precisamente en los valores y principios cristianos.

 

Aquí el lector desprevenido podrá poner los ojos cuadrados. Sin embargo, este desacierto político, forma parte de la realidad del país, al punto de que 14 de los 57 diputados, llegaron a su curul bajo la bandera de Restauración Nacional, partido que pese a los intentos del propio Avendaño, ganó ese número de legisladores gracias a la figura mediática y el discurso homofóbico de Fabricio Alvarado.

En estos días de Semana Santa, son los propios diputados evangélicos quienes dejan claro el porqué, la política y la religión, no son una buena mezcla.

Ya de todas formas, el ejemplo había quedado claro, cuando, según las propias escrituras en las que basan su discurso político, se reseña que a un hombre llamado Jesús, se le llevó a un juicio político impulsado por el Sanedrín, la máxima estructura religiosa judía, es decir, ya es conocido el resultado de este tipo de mezclas.


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

Esteban Mata /

Periodista, escritor y profesor de periodismo.

RESPUESTAS