Ley para prevenir violencia en estadios que impulsan los conservadores existe desde el año 2013 Con bombos y platillos, fabricistas impulsan proyecto de una ley ya existente

Asimismo, el informe del Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa detalla que la propuesta presenta roces de constitucionalidad


A pesar que la intención es muy loable, el bloque de diputados fabricista volvió a «pecar» por desconocimiento de las leyes de la República, puesto que, retomaron un proyecto de su «infalible» líder, Fabricio Alvarado, para sancionar el racismo y violencia en los estadios, PERO dicha ley es vigente desde el año 2013.

Coyuntura:

El 15 de septiembre anterior, Maikel McDonald Porras, hermano del  jugador alajuelense, Jonathan Mc Donald, fue brutalmente insultado por aficionados saprissistas con improperios de naturaleza racista. Dicha situación generó la queja de órganos deportivos, figuras de la política y sociedad civil del país.

Plenario:

El día 23 del mismo mes, la diputada Carmen Chan señaló que, dado los acontecimientos mencionados, era tiempo de «sancionar el racismo y la violencia en nuestros estadios» y que, «su bancada» se había reunido con representantes de la Asociación de Jugadores Profesionales de Fútbol (ASOJUPRO), los cuales, les expresaron que era necesario aprobar  el proyecto 20.159, “Ley Contra la Violencia y el Racismo en el Deporte”, presentado en 2016 por el líder Fabricio Alvarado.

Con la aprobación de esta ley, se prohibiría el ingreso a los estadios a quienes introduzcan, crean, difundan o exhiban materiales de cualquier tipo con contenidos o mensajes racistas, xenófobos, o con contenidos que inciten o provoquen a la violencia o que amenacen o dañen a una persona o a la colectividad, por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicciones, su discapacidad, edad, sexo u orientación sexual, señaló Chan.

Incluso, la legisladora consideró que «es el momento de remediar este fenómeno que por muchos años le ha robado la paz y la tranquilidad al deporte nacional».

«Es tiempo de sancionar el racismo y la violencia en nuestros estadios, este proyecto contempla una serie de sanciones para los infractores que fomenten o incurran en actos violentos o racistas y se pone a nivel de las leyes europeas que regulan estas actividades deportivas».

Actualmente, el documento se encuentra en la Comisión de Juventud, Niñez y Adolescencia

¿PERO LA LEY ACTUAL NO LO SANCIONA?

A pesar que el gesto fabricista es de aplaudir, en Costa Rica YA existe una ley que sanciona conductas racistas, sexistas, homófobas y de violencia en cualquier espectáculo deportivo.

De acuerdo al Sistema Costarricense de Información Jurídica, la ley 9145 «Ley para la prevención y sanción de la Violencia en eventos Deportivos» es vigente desde el seis de agosto del 2013, durante la administración de Laura Chinchilla.

En concreto, la ley tiene por objeto la creación y atención, a nivel nacional, de un sistema de educación, prevención y sanción de los hechos de violencia en eventos deportivos oficiales y de competición y adicionalmente, contempla sanciones contra aquellas personas que emitan insultos racistas o discriminatorios.

«Quien tres horas antes, durante y tres horas después de un evento deportivo manifestara, por cualquier medio, o profiriera insultos racistas o que constituyan cualquier otra forma de discriminación contraria a la dignidad humana o que inciten al odio y la violencia contra otros seres humanos, se le impedirá el ingreso o la permanencia en el recinto deportivo y será sancionado con la prohibición de concurrir a eventos deportivos hasta por cuatro años, sin perjuicio de la responsabilidad penal en que pudiera incurrir«.(Art 20.)

Adicionalmente, la 9145 detalla sanciones a quienes: impidan o entorpezca el normal funcionamiento de los transportes (Art.12), ejerciera actos de violencia contra un medio de transporte u ocasionara daños en vías o lugares públicos (13),  porte armas blancas (14), impida, temporal o definitivamente, la realización de un evento deportivo (15), arroje objetos contundentes a cancha, jugadores, aficionados o directivos (17), quien tres horas antes, durante y tres horas después de un evento deportivo participe en una riña o acto violento (19), entre otros.

Informe de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa

Aunado a la ley existente, el criterio del Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea es contundente: Ya existen leyes que sancionan actitudes violentas en recintos deportivos y además, el proyecto de Fabricio Alvarado presentaría roces de constitucionalidad.

Según cita el informe jurídico AL-DEST-IJU-450-2018, las leyes 9145, y la 7800 (Ley que crea el Instituto del Deporte y la Recreación-ICODER) ya contemplan lo que propuso Alvarado y además, «ambas normas regulan aspectos medulares del problema que motiva la presentación del proyecto de ley».

«(…) En caso de aprobarse, se crearían nuevas estructuras que duplicarían funciones de las ya existentes, pues jurídicamente ni unas ni otras podrían dejar de cumplir con su mandato, compitiendo por los recursos necesarios para cumplir con este», señala el documento.

Otro punto citado es que se recomienda revisar la redacción y la estructura de la normativa propuesta para darle precisión y sentido lógico, así como corregir lo dicho sobre las disposiciones transitorias.

Igualmente, se encuentra que la iniciativa presenta un roce de constitucionalidad en la disposición del inciso 2 del artículo 23 que atribuye la reglamentación de la ley, a la Comisión Nacional contra la Violencia y el Racismo en el Deporte, cuando esto es competencia del Poder Ejecutivo».

 


PulsoCR

Suscríbete al boletín de PulsoCR, y mantente enterado de las últimas noticias y los mejores artículos, a través de nuestro sitio web.

RESPUESTAS