(EFE y Agencias).- Entre gritos de «asesinos», la Policía de Bolivia dispersó este jueves con gases lacrimógenos una multitudinaria marcha realizada en La Paz con los féretros de varios de los fallecidos en un operativo de las fuerzas del orden, en el marco de los disturbios yprotestas contra el Gobierno interino.